ricardoleo cernetti

ricardoleo cernetti

8
Followers
16
Following
ricardoleo cernetti
More ideas from ricardoleo
0de88b187a1b7eebcaadd2a0e82ef5af.jpg (564×1429)

0de88b187a1b7eebcaadd2a0e82ef5af.jpg (564×1429)

Réplica del sable del general Manuel Belgrano / Replica of the saber of the Argentine general Manuel Belgrano

Réplica del sable del general Manuel Belgrano / Replica of the saber of the Argentine general Manuel Belgrano

Una de las posesiones más preciadas de José de San Martín fue una espada curva que había comprado en Londres. San Martín admiraba la hoja curvada del sable y sintió que el arma era fácil de manejar e ideal para la batalla. Y por esta razón, armó a sus caballerías de granaderos con armas similares, que él considera importante para los ataques de carga. La espada curva se quedó con San Martín hasta su muerte y después, paso al General de la Republica Argentina, Don Juan Manuel de Rosas.

Una de las posesiones más preciadas de José de San Martín fue una espada curva que había comprado en Londres. San Martín admiraba la hoja curvada del sable y sintió que el arma era fácil de manejar e ideal para la batalla. Y por esta razón, armó a sus caballerías de granaderos con armas similares, que él considera importante para los ataques de carga. La espada curva se quedó con San Martín hasta su muerte y después, paso al General de la Republica Argentina, Don Juan Manuel de Rosas.

Una de las posesiones más preciadas de José de San Martín fue una espada curva que había comprado en Londres. San Martín admiraba la hoja curvada del sable y sintió que el arma era fácil de manejar e ideal para la batalla. Y por esta razón, armó a sus caballerías de granaderos con armas similares, que él considera importante para los ataques de carga. La espada curva se quedó con San Martín hasta su muerte y después, paso al General de la Republica Argentina, Don Juan Manuel de Rosas.

Una de las posesiones más preciadas de José de San Martín fue una espada curva que había comprado en Londres. San Martín admiraba la hoja curvada del sable y sintió que el arma era fácil de manejar e ideal para la batalla. Y por esta razón, armó a sus caballerías de granaderos con armas similares, que él considera importante para los ataques de carga. La espada curva se quedó con San Martín hasta su muerte y después, paso al General de la Republica Argentina, Don Juan Manuel de Rosas.