Explora Caluroso, Tus Labios, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Otro día más de un caluroso mes de ABRIL: Por la mañana tus labios, mis labios, un INCENDIO de besos, mis pensamientos derritiéndose sobre tus muslos, y mi SUDOR cabalgando tu cuerpo. Tú y yo, uniéndonos y separándonos... | Texto de Álvaro Buenaventura | Ilustración de Yelikat

Otro día más de un caluroso mes de ABRIL: Por la mañana tus labios, mis labios, un INCENDIO de besos, mis pensamientos derritiéndose sobre tus muslos, y mi SUDOR cabalgando tu cuerpo. Tú y yo, uniéndonos y separándonos... | Texto de Álvaro Buenaventura | Ilustración de Yelikat

Observación minuciosa de un defecto | Es un tipo guapo, lo sabe, lo sabe cuando por la calle las chicas lo siguen con la mirada...

Es un tipo guapo, lo sabe, lo sabe cuando por la calle las chicas lo siguen con la mirada, como si quisieran apresarlo entre las pestañas. A su paso ellas tienen ojos de planta carnívora. Las peores veces, se muerden…

This is why writers should read dialogue out loud before submitting the manuscript for publication.

This is why writers should read dialogue out loud before submitting the manuscript for publication.

Érase una vez tu espalda que me nació en el escote de un vestido negro para habitar en los despojos de un paraíso. Eran dos tazas de café endulzadas con las líneas de un universo apócrifo. | Texto de Andrés Márquez | Ilustración de Mariana Gallegos

Érase una vez tu espalda que me nació en el escote de un vestido negro para habitar en los despojos de un paraíso. Eran dos tazas de café endulzadas con las líneas de un universo apócrifo. Le salieron labios y…

El fluir de siempre | Su fluir era lentísimo, tan despacio, tan a punto de morir.    Comía poco y fumaba mucho. Su alma era una de esas almas como el vidrio que fluye pero...

Su fluir era lentísimo, tan despacio, tan a punto de morir. Comía poco y fumaba mucho. Su alma era una de esas almas como el vidrio que fluye pero nadie se da cuenta. Decía que el porvenir no era más…

La reina muda, prisionera de su agonía, lenguas y gargantas coleccionaba para ver si de este modo el silencio podía romper. Su aullido ahogado resonaba entre las paredes al atravesar la noche fría y moribunda ... | Texto de Avin | Ilustración de Jeavi Mental

La reina muda, prisionera de su agonía, lenguas y gargantas coleccionaba para ver si de este modo el silencio podía romper. Su aullido ahogado resonaba entre las paredes al atravesar la noche fría y moribunda buscando nuevos cuellos que cortar.…

Pinterest
Buscar