Hipatia la maestra Un libro para niñas y niños de Florenci Salesas
Reseñas de numerosos libros sobre historia de las matemáticas.
12 libros para niños que no deberían faltar en tu casa
Libros infantiles imprescindibles de 0-6 años
Jane Goodall, la amiga de los chimpancés
Desde niña, la hija del rey de Egipto llamaba la atención: le chiflaban los idiomas, la astronomía y las matemáticas. Pero la verdadera pasión de Cleo era el mundo del espectáculo. Y vaya si supo darlo. Hizo de su vida una superproducción donde no se privó de nada: salían miles de romanos, pirámides y cocodrilos, en una mezcla de comedia, romance y sangrientas batallas. Y para rematar, un dramón donde hasta los pedruscos lloraban.
Era sólo una adolescente y sin embargo tuvo sueños de grandeza. Creyó que Dios la llamaba para ponerse al mando del ejército francés. ¡A ella! A una pobre pastora que no sabía leer ni montar a caballo. Pero su amor a Dios era más grande que su miedo. Se colocó la armadura, agarró un estandarte blanco y espoleó a su caballo.  “¡A por ellos! Expulsemos a los ingleses de Francia”
Título: Curie la atómica Autora: Esteban Rodríguez Serrano
Isabel soñó con ser reina de Castilla y León, pero el pueblo prefería a un hombre, valiente y guerrero. Ella, con su cabezonería y sus armas de mujer, peleó como un león y se hizo fuerte como un castillo. Así, logró casarse con el hombre que amaba y ser proclamada reina. Aunque no pudo comer perdices, pues tenía que luchar contra los que querían robarle el trono, combatir a los árabes de Granada, ayudar a Colón a descubrir América y ¡casar a cinco hijos!
En la época en la que nació Clara los hombres se habían montado el chollo del siglo. Las mujeres les cocinaban lentejas, les lavaban la ropa y les planchaban del derecho y del revés los calcetines. Fuera del trabajo sucio no tenían ni voz ni voto. Clara lo vio clarito: aquella tomadura de pelo tenía los días contados. Plantó cara a todos los bigotes y barbas que se le cruzaron por el camino y no paró hasta que todas las abuelas, madres y tías de España conquistaron su propia voz. Y su voto.
Pinterest
Buscar