Nazarena Diaz
Más ideas de Nazarena
Para el piso de nuestra puerta del cuarto!

Llorar por largas horas de la noche. Mentalizarte, y decir: No, no me pondré triste por algo que no vale la pena, seré fuerte y seguiré. Pero luego volver a recordar el motivo por tus lágrimas, y volver a derrumbar...