Fernanda Dieguez

Fernanda Dieguez

Fernanda Dieguez
More ideas from Fernanda
Nos ponemos de pie, con los brazos estirados apoyados en una estantería y con ligera flexión de rodillas. Al realizar la apnea presionamos la estantería hacia abajo y dejamos de apretarla cuando cogemos aire de nuevo.

Nos ponemos de pie, con los brazos estirados apoyados en una estantería y con ligera flexión de rodillas. Al realizar la apnea presionamos la estantería hacia abajo y dejamos de apretarla cuando cogemos aire de nuevo.

Nos sentamos en posición de indio y ponemos las manos en las rodillas. En esta postura, al realizar la apnea hacemos dos fuerzas opuestas, es decir, las manos empujan las rodillas y las rodillas empujan a la vez las manos.

Nos sentamos en posición de indio y ponemos las manos en las rodillas. En esta postura, al realizar la apnea hacemos dos fuerzas opuestas, es decir, las manos empujan las rodillas y las rodillas empujan a la vez las manos.

A cuatro patas, en la posición "del gato", dejamos caer la cabeza relajada y doblamos ligeramente los codos con las manos enfrentadas hacia dentro. Esta es la posición de reposo, en la que el glúteo ha de estar encima de las rodillas, ni adelantado ni atrasado. Al realizar la apnea, doblamos un poco más los codos e intentamos llevarlos hacia fuera. Antes de coger aire de nuevo, volvemos a la posición inicial.

A cuatro patas, en la posición "del gato", dejamos caer la cabeza relajada y doblamos ligeramente los codos con las manos enfrentadas hacia dentro. Esta es la posición de reposo, en la que el glúteo ha de estar encima de las rodillas, ni adelantado ni atrasado. Al realizar la apnea, doblamos un poco más los codos e intentamos llevarlos hacia fuera. Antes de coger aire de nuevo, volvemos a la posición inicial.

Nos tumbamos boca arriba con los pies apoyados en el suelo. Ponemos una pelota entre las piernas y cogemos un palo (paraguas, bastón o cualquier objeto similar). Al realizar la apnea elevamos el glúteo, a la vez que apretamos la pelota que tenemos entre las piernas y subimos el palo hacia el techo. Antes de volver a coger aire, relajamos la posición y bajamos el glúteo.

Nos tumbamos boca arriba con los pies apoyados en el suelo. Ponemos una pelota entre las piernas y cogemos un palo (paraguas, bastón o cualquier objeto similar). Al realizar la apnea elevamos el glúteo, a la vez que apretamos la pelota que tenemos entre las piernas y subimos el palo hacia el techo. Antes de volver a coger aire, relajamos la posición y bajamos el glúteo.