Karina Badino
Más ideas de Karina
COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso. Más

Y.jpg (452×639)

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

COSITAS PARA EL COLE: agosto 2013

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.