Más ideas de soy
Un día en la playa.

Tengo en la cabeza la pesadez de los domingos y en el estómago la resaca del sábado. Tengo en el corazón el temblor del momento y en los pies la incertidumbre de cada día. Tengo, una valla por saltar, un castillo de arena y una ilusión miope.