Winter River ~ By Ilari Lehtinen

Welcome, winter. Your late dawns and chilled breath make me lazy, but I love you nonetheless. ~Terri Guillemets Orimattila, Finland ~ Winter river by Ilari Lehtinen on

Sorvete Itália * Brand identity, packaging, promotional items for an ice cream company based in Rio de Janeiro. Produced in DPZ Rio by Fernanda Schmidt. via Behance

Itália ~ Brand identity, packaging, promotional items for an ice cream company based in Rio de Janeiro. Produced in DPZ Rio by Studio Fernanda Schmidt.

Recetón de Alberto Chicote! Desde que colgó su receta de croquetas en Twiter han sido muchos los bloggers que la han preparado; el éxito est...

Recetón de Alberto Chicote! Desde que colgó su receta de croquetas en Twiter han sido muchos los bloggers que la han preparado; el éxito est...

Vegan Mango Ice Cream with Pistachios

Vegan Mango Ice Cream with Pistachios

Vegan Mango Ice Cream with Pistachios. No Added Sugar. This creamy Vegan Mango Ice Cream has only three ingredients and no added sugar. Make sure you use sweet ripe mangoes and you will not miss the sugar in this summer treat!

Hey, I found this really awesome Etsy listing at https://www.etsy.com/listing/206912981/rio-helado-nail-polish

Hey, I found this really awesome Etsy listing at https://www.etsy.com/listing/206912981/rio-helado-nail-polish

Winter *❄~*.Wishes & Dreams.*~❄*

Beautiful Winter Photography from Minnehaha Falls, Minneapolis Travel Gurus…

Super easy, creamy and delicious no-churn cookies and cream ice cream made without an ice cream maker!

No-Churn Cookies and Cream Ice Cream

Super easy, creamy and delicious no-churn cookies and cream ice cream made without an ice cream maker!

Gelateria Gianluca Zaffari by Studio Cinque, Porto Alegre – Brazil

Gelateria Gianluca Zaffari by Studio Cinque, Porto Alegre – Brazil

oveja se conserva en rio helado

oveja se conserva en rio helado

FROZEN RIVER ( RÍO HELADO ) - DVD

Frozen river ( río helado ) - dvd

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.

Pinterest
Search