Ceci Espindola

Ceci Espindola

Ceci Espindola
Más ideas de Ceci
Cumplicidade

Entonces… Sonreíste y dijiste: “Es una promesa”. Entrelacé mi dedo meñique con el tuyo y reí. Y aunque no lo dije, nuestro pensamiento fue el mismo: “Siempre juntos”.