Milagros Castaño

Milagros Castaño

La voz de Dios le contestó desde un torbellino: “Yo tampoco soy; yo soñé el mundo como tú soñaste tu obra, mi Shakespeare, y entre las formas de mi sueño estaba
Milagros Castaño
Más ideas de Milagros