Más ideas de Ana
Cuando ya te terminas de sumergir en tu misma

Y sólo he sabido decir con un nudo en la garganta y los ojos vidriosos: "no lo sé, no sé nada de él". Nada. Y nado y me ahogo porque no estás.